jueves, agosto 07, 2014

Bondades opacas




Quizá sean los días que pasé desconectado del mundo, pero esta semana me siento más receptivo a datos e información relevante en el quehacer cotidiano. Eso sólo confirmaría algo que siempre he defendido: Los workaholics terminan por ser improductivos y altamente propensos a la depresión al no tener una vida personal que les permita descansar su mente.

Hace ya algunos meses que Miguel Ángel Mancera puso en la mesa la realidad sobre el precario nivel de vida que llevamos los mexicanos, en parte, según, por el ridículo monto al que asciende el salario mínimo ($67.29 diarios / $2,018.70 mensuales para el DF y Estados de Región "A" este año). Algunos actores de oposición aseguraron que "nadie" gana un salario mínimo y por ello el argumento era invadido, pues en realidad sólo se usa como referencia para costos administrativos… Sería bueno que éstos funcionarios supieran que sus onerosos ingresos están —al menos en el sector gubernamental— calculados aritméticamente sobre una serie de valores entre los que se encuentra justamente el salario mínimo.

Mancera pretendió hacer "algo bueno" durante su gestión y desde entonces no ha dejado el tema, al punto que esta semana se celebra un encuentro para discutir el tema y elevar el salario mínimo alrededor de un 27% en el Distrito Federal, no por imposición, sino por consenso, como ha asegurado el jefe de Gobierno con peores niveles de aprobación desde que existe esa figura.

Creo que sólo un puñado de personas se negarán a ver incrementado su salario, especialmente si de trata de una medida promovida desde la Jefatura de la ciudad. ¡A todos nos gustaría ganar más dinero! Por supuesto: Esos gustos y caprichos que queremos darnos no se pagan solos.

Pero incrementar los salarios en una ciudad que aglomera la mayoría de corporativos nacionales y multinacionales implica más que buenos deseos y discursos populistas. Las lecciones de economía más elementales nos han explicado que cuanto más altos son los costos de producción (entre los que se incluyen los salarios de toda la gente que hace funcionar las empresas), mayores serán los costos de venta, entrando en círculos inflacionarios como los que llevaron a Japón a una economía donde la cantidades a pagar productos y servicios en la vida diaria se expresan en miles. ¿A poco ya se les olvidó que hace 20 años fue necesario quitar tres ceros a nuestra moneda para ocultar la inflación, creando los —en aquel entonces— "Nuevos pesos" que gradualmente volvieron a ser simplemente, "Pesos"?

Mancera sabe que el dinero no se da en los árboles, y sus discursos Ban en torno a «recuperar el poder adquisitivo de los capitalinos», lo que de principio suena bien para una ciudad cuyos costos de vida son similares a los de ciudades en donde el empleado promedio, gana cantidades bastante superiores a las de los mexicanos.


Al debate se sumaron diputados, cámaras empresariales, académicos y funcionarios para complementar posturas a favor… y una que otra en contra. Esta última es justamente la misma que personalmente sostengo: resulta absurdo pretender resolver un problema de pobreza como si se jugara Monopoly.

El dinero no se crea ni se destruye, sólo cambia de bolsillo, y tan bien lo sabe Mancera que impulsa el aumento como si defendiera su patrimonio: El pago de derechos por trámites, multas, los presupuestos para programas sociales están acotados por una base aritmética de "X salarios mínimos vigentes", así que los ingresos del GDF (y el propio salario de MAM) también se verían incrementados por esta vía, aunque según algunos han dicho, "nadie gane el salario mínimo".

Decía que las vacaciones te dan un panorama diferente de las cosas. No se si alguien más lo vea como yo, pero hay un truco más perverso oculto en esta buena intención de Mancera: Su compa, Simón Neumann, titular de la SEDUVI, impulsa la aprobación de las Normas 30 y 31. Con éstas, se aprueban cambios de uso de suelo que permitirían erigir megaconstrucciones en colonias unifamiliares de lujo bajo el argumento de satisfacer la demanda de vivienda de bajo costo, pues supuestamente, 70% de la oferta debe tener un precio inferior a $780 mil… Que, claro, está formalmente expresado en una cantidad determinada de «Salarios mínimos vigentes en el Distrito Federal» que con la aprobación del incremento, también subirían su valor de venta.

¿Sigue sonando bonito para la muchachada? Acá viene lo feo: Aún cuando se declare el aumento al salario mínimo, la iniciativa privada puede elegir cambiar su base de cálculo y dejarlo de lado, cambiando a la unidad de referencia que mejor le parezca siempre y cuando su personal de planta de tiempo completo por nómina —chequen nada más las tres variables que se deben reunir— gane una cantidad superior a la que se declare, así sean $0.01.

Al final, con un aumento a los salarios mínimos, los únicos que obtendrían un beneficio sería la Secretaría de Finanzas del GDF y los funcionarios de Gobierno… As usual.

Y entonces… ¿Siguen pensando que aumentar el salario mínimo es buena idea?



Bookmark and Share

viernes, julio 11, 2014

A falta de salón…




Me surge en esta semana un par de cavilaciones sobre la "no-fiesta" de cumpleaños que celebró -con carpa, mesas, meseros, alcohol y hasta rally- la sobrina del ex-presidente Felipe Calderón, Claudia Cervantes, una actricilla de Televisa de no muy buen ver, pero que hasta promotora de la cultura resultó.

Y más allá de lo falto de criterio que me resulta el tema de hacer una fiesta en un espacio como ése, me resultan absurdamente ridículas las declaraciones de los involucrados en este 'vodevil' (como lo calificó el nieto de Diego Rivera), digno de una sátira en escena:

LA INCULPADA:
"Yo iba a grabar un videoclip para una canción donde se simulaba una fiesta en celebración a la vida, en un espacio donde todo evoca a la muerte. Todo estaba súper planeado, pero la gente de la producción se equivocó y creyeron que estaban organizando mi cumple. ¿Qué? ¿Las invitaciones de la fiesta que envié a mis amiguis? Ay, no, eso era para hacer el video más real. ¿Qué? ¿La entrevista en radiofórmula?  Sí, la verdad es que la fiesta en la Rotonda estuvo padrísima."
-Claudia Cervantes, actricilla que cumplió 35 años el día de los hechos y hasta regalos recibió, presumiendo la fiesta a una revistucha de chismes para señoras ociosas.

EL DELEGADO:
"Se están haciendo las averiguaciones para determinar si se incurrió en un abuso del recinto. La delegación sí otorgó un permiso para grabar un videoclip que simulaba una fiesta. Los funcionarios que dieron el permiso han sido separados de su cargo."
-Victor Hugo Romo, delegado de la Miguel Hidalgo que aspira a ser Jefe de Gobierno del DF y presume andar en bici por toda la demarcación. Se dice que aparece en uno de los vídeos del "videoclip" bailando alegremente.

LA SECRETARÍA:
"Estamos revisando el área para determinar si hubo daños."
-Autoridades del INAH, hasta antes del periodicazo, ni se acordaban que existía una rotonda para las Personas Ilustres en México.

EL CONSEJO:
"Condenamos el uso de la Rotonda de las Personas Ilustres para la celebración de fiestas particulares."
-Director del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, respondió sólo porque algún periodista tuvo a bien llamar a su despacho. Tras la declaración, volvió a jugar Angry Birds.

EL VIGILANTE:
"Sí, se puso rebueno. Vinieron retehartas personas famosas y anduvieron corriendo y en motos. Unos se pusieron bien borrachotes y andaban de conejos atrás de las tumbas.
-Don Pepo, velador del Panteón de Dolores. Estaba en su cubículo, jetón como cada noche.

EL DESPISTADO:
"El comportamiento de la actriz está fuera de toda norma, manuales y protocolos de actuación en del STC Medro CDMX"
-Becario del departamento de Comunicación Social del Sistema de Transporte Colectivo Metro, se confundió entre los periodicazos y a falta de supervisión, envió el comunicado erróneo.

LA DEFENSORA:
"Ni pedo, la vida sigue…"
-Carmen Salinas, le preguntaron si le preocupaba la reputación de Claudia Cervantes.

Al final, esto no deja de ser risorio: una actricilla semidesconocida que de pronto sale a la fama ofreciendo una disculpa por algo que ella dice no haber hecho; una casa productora "responsable" de la confusión que es propiedad de la misma actricilla necesitada de publicidad; un funcionario que ha asegurado "dar la cara" que hoy prefiere no hacer declaraciones… No es cortina de humo, es una comedia que combinó la política con la indignación pública -aún de quienes ni idea tienen de donde queda la Rotonda- 

Por más que la autoridad ponga "mano firme", la actriz (o en este caso, la casa productora que solicitó el permiso) deberá pagar entre 300 y 500 salarios mínimos… Unos $30,000 a lo más, que sigue siendo más barato que la renta de cualquier jardín del tamaño de la rotonda para una fiesta.

Yo ya estoy alistando mi fiesta de 35:  Pedí permiso para un "recorrido académico con servicio de alimentos y ambientación" en el Palacio Nacional. Luego les paso la invitación.



Bookmark and Share

viernes, julio 04, 2014

Prefiero pedalear


Algunos aseguraron que la ciudad sería un caos. Los “organizadores” (si hay alguna persona u organización que tenga la valía de asumirse en ese rol) del “mega bloqueo del 4 de julio” se esforzaron tanto por darlo a conocer, que provocaron la disolución de sus manifestaciones de rechazo a los cambios del programa “Hoy no circula” aún antes de poder conformarlas.  Yo no tuve un solo problema para llegar a mi oficina esta mañana, a pesar de que tantos aseguraban la ciudad sería “un caos”. ¡Hasta hice menos tiempo de recorrido!

Lo que sí es un caos, es la administración de Mancera: hoy se encuentra en sus niveles más bajos de aprobación (Reforma reporta sólo un 39% como positivo) y va en picada con acciones que generan poca simpatía entre los ciudadanos y peor aún, que tienen todavía menos sustento.  Además de no-haber hecho alguna obra significativa en su año y medio de gestión, viene arrastrando con los errores de la administración pasada y los propios.

La más reciente, el endurecimiento del programa “Hoy no circula”, apoyado y sustentado por su Secretaria del Medio Ambiente  Tanya Müller –una ambientalista egresada de la Universidad libre de Berlín y cuya visión de “Medio Ambiente” incluye mejor plántulas de azotea que árboles adultos frondosos, lo que ha confirmado al autorizar durante su gestión la tala de cientos de especies argumentando ser la única solución para erradicar gusano barrenador y muérdago– logró generar el descontento de más de medio millón de automovilistas pertenecientes a la clase media y media baja, que no cuentan con los recursos para cambiar su auto por uno de modelo más reciente… y que tampoco encuentran en el transporte público una solución a los problemas de [in]movilidad por los que atraviesa la ciudad.

Dejé de tener auto hace cerca de seis años y a la fecha, aunque por momentos pueda parecer que lo necesito, me rehúso a adquirir un montón de metal que además de ocupar 15 veces el espacio que necesito para trasladarme, consume recursos no-renovables y está sujeto al pago de impuestos, derechos, revistas y demás asaltos por parte del  Estado (¿A poco no habían notado que tras pagar IVA por el derecho de adquirirlo, también pagan “refrendos” por el derecho a conservarlo y utilizarlo, convirtiendo al automóvil en el pasivo más caro de entre sus propiedades?).  Prefiero –siempre que se pueda– caminar, usar mi bicicleta o el transporte público.

Ahí es donde está el problema: En el transporte público.  No hay un solo sistema que no sufra ya de saturación. Lo mismo el Metro que tiene auténticos sardineros que a marcha lenta llevan a sus sudorosos usuarios (y en el que no se han visto beneficios auténticos tras el alza a la tarifa hace 4 meses en otro auténtico robo que no tuvo revés a pesar de las millonarias fallas de la L12 y el desfalco que Mario Delgado hizo con cargo al GDF), que los corredores concesionados en todas sus rutas (que van cual camión de carga en la India, con gente colgada a racimos por fuera de las puertas), que el Metrobús (lleno al punto de no poder caminar en los andenes) que los taxis (que circulan por calles abarrotadas y paralizadas por el creciente parque vehicular) en una ciudad que sigue creciendo sin límites.

¿Entonces de qué sirve “desincentivar el uso del automóvil” si no se invierte a la par en el mejoramiento del transporte público para que éste sea eficiente, confiable, seguro y suficiente?  Por lo pronto, a los ojos de Don MAME y su jamás sonriente señorita doctora Müller, el “Hoy no Circula” es un pretexto para hacernos creer que se reducirá la contaminación cuando en realidad, lo que se pretende es aumentar la captación de recursos financieros por vía de verificaciones y refrendos de tarjetas de circulación. ¿Y el medio ambiente?  Pues ahí, como se pueda.


Y mientras tanto, me pregunto inocentemente… ¿A poco también van a dejar de circular todos los cacharros que el GDF tiene como vehículos de servicio?



Bookmark and Share

jueves, junio 26, 2014

Por la defensa del PUTO


Pasó. Pasó como lo han hecho decenas de hechos que son minimizados hasta convertirse en elementos del colectivo social. Lo defendieron, lo justificaron y hasta declararon su importancia como un medio de escape social. No se trata de defender la diversidad en las preferencias sexuales, sino de mantener una expresión ampliamente utilizada en México. Ni que fuéramos un país tan "progre" como para llevar a escaños internacionales la defensa de los homosexuales.

Según algunos opinólogos (de esos que andan hasta en la sopa y les preguntan lo mismo sobre la situación en Palestina que de restaurantes de mariscos), la posibilidad de que la FIFA sancionara a la selección mexicana por el -ahora internacionalmente- famoso grito de "Eeeeeee... ¡PUTO!" dividió a la gente en no-se-cuantas-clases cual termómetro que va desde la satanizacion hasta el adoctrinamiento en torno a ella. Al final, me viene valiendo soberana progenitora.

Lo que sí me queda claro es que en México estamos más atrasados de lo que pensamos, al menos como sociedad. Hace unas semanas se daba a conocer la Comisión Ordinaria que «Protegerá» a la familia y la vida, presidida por un panista a todas luces machista, homófobo y mocho que se desdice de pretender echar abajo las reformas que han dotado de igualdad a las parejas del mismo sexo que decidieron conformar una familia, lo mismo que los mecanismos legales que permiten a las mujeres decidir sobre su cuerpo. Caso para la araña... Maquinaria legal para atacar aquello que debería proteger: los derechos humanos.

Corte a Paseo de la Reforma, sábado 28 de junio. Miles de personas se congregan en las aceras para ver pasar el desfile carnavalesco que envuelve la ”marcha gay" de la Ciudad de México. Las opiniones se dividen entre para quienes son "los gays", los que dicen que son "los putos", quienes desde diferentes flancos le llaman "comunidad lésbico-gay-bisexual-transexual-transgénero-trasvesti-e-intersexual" y quienes desde el interior de esta última, se diferencian y distinguen entre "gays masculinos", "locas", "jotitas", "putitos", "marimachas", "vestidas", "zorras, "perras", "golfas" y demás especies animales... Sí, ahí mismo se vive una discriminación quizá más intensa que la que se tiene desde la sociedad a la que esta misma «Comunidad» ha reclamado por su rechazo. Hay quienes opinan que debería mantenerse por ser una fiesta anual por la libertad de manifestar su sexualidad y quienes opinan que debería cancelarse semejante exhibicionismo. Ambos grupos tienen razón. Escasos y dispersos, ahí, entre la explosión de colores, música y desnudez de tintes eróticos se ve a los manifestantes: pequeños contingentes que no alcanzan mayor longitud a la de un camión y llevan mantas, pancartas y carteles reclamando sus derechos, señalando que los derechos de las personas no-heterosexuales no son moda, sino legítima igualdad, en contraposición de la postura de Chema Martínez, el legislador homófobo panista. Sus consignas se ven opacadas por las bocinas estridentes de los contingentes de bares, antros, tiendas y otras empresas dirigidas al "mercado rosa", que han hecho de la marcha, un medio de promoción casi gratuita echando mano de aquello que a todos los asistentes atrae: sexo manifestado en cuerpos de gimnasio que prometen hedonismo puro en las fiestas privadas que habrá para "celebrar la diversidad", aprovechando la desorganización y falta de cohesión -y congruencia- de quienes lo organizan (por paradójico que sea). Al final, sólo un puñado de quienes estuvieron en el desfile, recordarán que estaban ahí para exigir igualdad.

Entonces en México cojeamos: estamos mutilados de respeto, de igualdad, de conciencia. Nos creímos por tanto tiempo el paradigma de «La tolerancia» que olvidamos la esencia de tratarnos como iguales. Defendemos ante el mundo que un grito originado en una expresión de desprecio y menoscabo, es sólo una forma de «Intimidar» al oponente durante un juego que idiotiza a millones alrededor del mundo, mientras que en el contexto cotidiano seguimos utilizándolo para ofender, sobajar y discriminar. ¿O acaso seguiríamos utilizando una palabra como ésa si ya hubiera perdido su connotación de homosexualidad, sumisión y estigma?


-----
Actualización del 1 de julio:

Desde ayer, las redes sociales se volcaron contra Laura Zapata, actriz mexicana por un tweet que publicó a modo de reclamo contra el PRD -especialmente Ebrard y Mancera- por "permitir" que se realicen manifestaciones como la Marcha LGBTTTI que llegó al Zócalo. ¿Exhibicionismo? Quizá. ¿Intolerancia? Tal vez.  Lo único cierto es que tanto unos como otros seguimos viviendo en una constante pelea porque no entendimos que la igualdad y la libertad de expresión tienen límites.




Bookmark and Share

viernes, junio 20, 2014

Otra del verde…



Lejos de la barrera que Ochoa interpuso en la portería mexicana el viernes, la bancada del Partido Verde la hizo otra vez: promovió haya lograr la aprobación de una ley escueta, parcial y mal diseñada que prohíbe el uso de animales en circos en el DF, como ya sucede en otros siete Estados -también promovida por su partido.

Aunque podría parecer muy avanzada, y pro derechos abundantes, esta regulación es digna de estudiantes de preparatoria a quienes se encomendó un ejercicio de fin de semestre. Dejaron de lado aspectos importantes por ver sólo una parte de la temática, lo que resulta imperdonable para un legislador...

Si bien concuerdo con que los circos deben evolucionar conforme al tiempo y dejar de usar animales (pues éstos viven en condiciones desfavorables, habitualmente en pequeñas jaulas, sedados, privados de sus garras y colmillos), las carpas son sólo uno de los actores del problema. Existen zoológicos -públicos y privados- donde los animales subsisten en patios de concreto sin vegetación, agua o sombra que les proporcione una calidad de vida adecuada. También están los lienzos charros donde se maltrata a becerros y cerdos en el afán de practicar un divertimento que se considera parte del folclore mexicano… Y peor todavía: nadie se acordó de las corridas de toros, donde varios ejemplares son cruelmente preparados, exhibidos, hostigados y torturados hasta su muerte en lo que se esconde como «arte taurino».

Insisto: las propuestas de ley del PVEM son tan escuetas como las de un grupo de estudiantes de preparatoria… O unos licenciados yuppies de realidades parciales que viven sangrando el erario, generación tras generación.

¿Que si deberían regularse los circos? Sí, deben regularse, lo mismo que los zoológicos y el resto de las atracciones que utilizan animales. ¿A poco nunca han visto las condiciones en que viven los conejos, palomas y hasta changuitos que usan los magos? Éstos también son confinados a reducidos espacios para «aparecer» lo mismo de un sombrero de copa que de una cajita a la que prendieron fuego. De las corridas de toros, ni discutir más: Deben prohibirse, sin importar cuan "tradición" puedan haber sido.

El circo con animales obedeció, en sus inicios, a la imposibilidad de las personas de ver animales exóticos, de ver la destreza de los entrenadores y domadores.  Hoy nuestra sociedad es diferente y por ello los espectáculos precisan ser diferentes.  A pesar de su magnificencia el circo romano con leones, gladiadores y esclavos desapareció; después de todo, era un «espectáculo» bárbaro, por muy tradicional que haya sido.  ¿Acaso no podemos esperar que la tradición circense también evolucione?

Bookmark and Share