sábado, noviembre 30, 2013

"Servir y proteger" Pero... ¿a quién?

Jamás he tenido confianza en los agentes de policía. Quizá por necesidad y no tener otra alternativa he debido recurrir a ellos en diferentes situaciones, pero en ningún caso me he sentido seguro estando a su lado… Por ellos mismos.

Esta NO es la patrulla en cuestión, cabe aclarar. Imagen ilustrativa.

Esta noche sucedió algo que me lleva a reforzar la idea de que en México, las fuerzas policiales merecen menos confianza que un mitómano compulso declarado: Mientras circulaba en bicicleta por Chapultepec, una patrulla de tránsito (Identificación T11-13) que iba frente a mi hizo alto en doble fila, con la torreta encendida pero sin luces intermitentes, ya que había algunos camiones obstruyendo la ciclovía del Circuito Gandhi.  Sin alguna señal de alerta, la patrulla echó marcha atrás obligándome a salir del carril a pesar de los gritos que los trabajadores de los vehículos le hicieron cuando al acelerar en reversa, golpeó la llanta delantera de mi bicicleta y me hizo perder el equilibrio.

Golpeé la puerta de la patrulla y exigí a los agentes que estaban a bordo una disculpa; en vez de eso, recibí una mirada fija y cínica preguntando “¿Quién de ellos te aventó el coche?” mientras apuntaba a la gente que me había rodeado para ver si estaba bien.  Cuando una de esas personas señaló que los agentes habían cometido la falta por su negligencia, la respuesta de uno de los gañanes a bordo fue: “Cálmate o te llevamos”, y después volvió a preguntarme quién de los que estaban a pie me había arrojado el vehículo.

Como no respondí y lo miré con desprecio, obtuve una nueva respuesta: “¿Estás bien?”.  Le dije que no y que quería una ambulancia.  El agente, incómodo por esta situación me pidió que los acompañara unos metros más adelante para resolver el problema (a lo que naturalmente no accedí después de ver la vil acusación que el mequetrefe uniformado hizo a quienes pretendían ayudarme).  La gente que me rodeaba se mantuvo ahí, literalmente, cuidándome de los dos agentes mientras intentaba denunciar el hecho a los números de emergencia… Obvio, quince minutos después, la ambulancia que le pedí a los patrulleros, no llegaba.

Ahí es donde vino la segunda pesadilla, pues ninguno de los números de emergencia a los que llamé, podía levantar una denuncia, pues al no haberme atropellado, o al menos herido, no procede ninguna denuncia, averiguación… ni nada.

Ustedes juzguen… Esa es la policía del DF que está «para servir y proteger»

miércoles, noviembre 27, 2013

mediatico.gob.mx


¿Y si de pronto llovieran computadoras del cielo?  Ya se que es una idea muy tonta que raya en lo estúpido, pero por un momento lo he pensado.  Sí: computadoras –o mejor aún: tabletas– cayendo del cielo en las manos de cada mexicano. A Dios/Yahveh/Allah/Shangdi/Zhù/Shivá que no sea así, pues habría más de un descalabrado…


Y es que para descalabrados, nosotros: Esta semana EPN presentó lo que llama la estrategia digital del Gobierno Federal con la que pretende impulsar el desarrollo económico a través de cinco ejes entre los que se incluye la dotación de computadoras a estudiantes de quinto y sexto año de primaria y la creación del portal www.gob.mx como una ventanilla única para realizar más de 7,000 trámites de forma digital. Ajá, ¿Y luego?

Otra de las estrategias mediáticas del presidente mediático...


A la cabeza de este mediático esfuerzo está la que fuera estratega digital de la campaña de Peña, una graduada del ITESM que ocupó la gerencia de ventas en México para Yahoo! y Google, además de algunos puestos públicos... Ya todo me hace sentido: la cabeza de esta estrategia es una persona completamente apartada de la dolorosa realidad en la que se encuentra el cerca del 70% de los mexicanos: el analfabetismo digital.


Si bien la intención es buena, creo que de principio está condenada a un alcance limitado: quienes nos beneficiaremos de ella somos los habitantes de las ciudades que ya tenemos acceso a tecnologías avanzadas y nos ahorraremos (en apariencia) engorrosas filas y mordidas al gestionar trámites sencillos, en tanto que la población más apartada de las urbes de desarrollo sólo ganarán un montón de aparatos que en un lapso muy corto serán obsoletos o incluso jamás tendrán uso derivado de las limitaciones en el servicio técnico o servicios complementarios.


Los tres años anteriores tuve el gusto de trabajar con una organización dedicada a donar aulas de cómputo a escuelas públicas, indistintamente si son urbanas o rurales; en ese tiempo pude notar que aún cuando los beneficiarios del programa pudieran tener toda la intención y actitud para participar, aspectos como la no-conectividad a Internet (Telmex ofrece cobertura telefónica en gran parte del país, pero no en todo el territorio está habilitado el servicio ADSL que brinda la conexión a Internet a una tasa de velocidad razonable, en tanto que el resto de las compañías con infraestructura terrestre ni siquiera están interesadas en ofrecer sus servicios debido a la baja participación que representa en comparación con la inversión necesaria, y las compañías de conexión aérea son muy costosas o presentan intermitencias en la conexión).


El otro problema común es la continuidad en el uso de los equipos: fuera de ciudades como México, Guadalajara o Monterrey donde además de estar situados los centros de servicio de las principales marcas de computadoras, se consiguen consumibles y refacciones prácticamente en cualquier esquina, el resto de las poblaciones no tienen siquiera un retailer que tenga existencias adecuadas u ofrezca los productos a buen precio. ¿Aplicación de garantía por mensajería con porte pagado, dicen? ¡Si ni Correos de México tiene servicio regular en todo el país! Mucho menos una empresa de mensajería formal... (alguna vez debí esperar casi tres semanas para que un paquete “urgente" fuera entregado en Pichucalco, una población entre Villahermosa y Tuxtla Gutiérrez, porque según indicó la empresa, no les resultaba rentable entregar ahí).


¿Y qué me dicen de todas esas comunidades en las que la energía eléctrica es como un cometa que llega cada vez que algún funcionario debe hacer acto de presencia? En otras muchas el servicio eléctrico es inestable y tiene picos tan altos que son capaces de reventar una bombilla o por el contrario, tan bajos que no alcanzan a encender completamente el filamento. ¿Ahí es donde los ciudadanos se beneficiarán de un México digitalizado en donde por requisito -encima de todo- la facturación y pago de contribuciones debe ser por medios electrónicos?


En otra entrega les cuento de la triste situación que representa la actualización y mantenimiento de computadoras en comunidades donde no hay Internet y además de toda la basura tecnológica (impresoras de cartuchos descontinuados, memorias USB de 128 MB y otras cosas que para el común ya son piezas de nostalgia) puedes encontrar las versiones primigeneas de los más variados virus informáticos.

Más aún, seamos realistas: ¿Cómo pretendemos integrar a un universo completamente digital paciente que apenas saben leer y escribir?  De nuevo, los beneficiarios de este programa son muchos menos de los que se dice.

Sí, estamos dispuestos a romper inercias y cambiar paradigmas, pero necesitamos hacerlo desde el fondo y no con acciones mayoritariamente mediáticas llenas de lucecitas y papelitos multicolor cayendo del cielo (como el gobierno de Peña ha hecho desde su campaña).  No se trata de limitar el avance tecnológico ni de permanecer en un sistema a base de papel y tinta, sino de entender que la realidad de nuestro México -ese que doña Alejandra Lagunes parece conocer sólo desde lejecitos por los comentarios que aparecen en su Timeline- en el que aún estamos muy lejos del gobierno digital incluyente.

Bookmark and Share

jueves, noviembre 21, 2013

Por un beso



Mientras que Jarabe de Palo daría lo que fuera por un beso, estos dos jóvenes marroquíes fueron detenidos y encarcelados durante seis días, hasta que su abogado obtuvo su libertad provisional hasta le fecha de la comparecencia ante el juez.

Sí, así como suena de ridículo, el único delito de estos jóvenes originarios de Nador, Marruecos, fue el de demostrar su amor a través de uno de los actos más nobles e inocentes a través de los que puede manifestarse la emoción de sentirse amado.  ¿Cómo es que un beso los llevó hasta la cárcel? Sencillo: Una persona vio la fotografía en Facebook, los reconoció y levantó la denuncia argumentando "atentar contra la moral pública" en lo que me parece uno de los actos más aberrantes y intolerancia manifiesta hacia la individualidad.  ¡¡Era SÓLO un beso!!

Fue gracias a las redes sociales que los denunciaron y gracias a éstas, también, que los han dejado libres, al menos provisionalmente.  En las últimas horas, #NadorKiss se convirtió en una tendencia dentro de Twitter y generó manifestaciones de apoyo por parte de jóvenes en el resto del país africano que para algunos, fueron otro agravio a la decencia.

Es entendible que existan diferencias culturales entre las comunidades musulmanas y el mundo occidental, pero debemos entender que nuestras sociedades son dinámicas y por tanto, cambian a través del tiempo; pretender negar que muestras de afecto como éstas son comunes entre los jóvenes de dicha cultura equivaldría a mantenerse en el oscurantismo (aunque a veces pienso que algunas religiones siguen ahí).  Diferencias como éstas no me parecen ajenas: he tenido oportunidad de convivir con personas de medio oriente y Asia, aún sujetas al uso de textiles que cubren completamente su cuerpo e incluso su cabello por prohibiciones de su religión.


Sin ir mucho más lejos recuerdo el caso de una pareja de amigos de la preparatoria, quienes tras salir de la escuela pasaban un rato sentados en la acera de enfrente todos los días.  En una ocasión, una profesora de edad avanzada y prejuicios bien conservados los vio besándose, y a pesar de estar fuera de la escuela y del horario escolar, no pudo quedarse con las ganas de volver a la prefectura para "denunciarlos" y solicitar se les aplicara un castigo, tal como si lo hubiesen hecho a mitad de la clase…  No por nada, la señora aquella jamás me agradó: Quien es capaz de ver en un beso un acto impuro, tiene el corazón marchito.

Bookmark and Share

miércoles, noviembre 20, 2013

Unos pesitos a la TV...


El Gobierno Federal gastó 698mdp en publicidad tan solo en el primer semestre de 2013(¡Y lo que le falta!), cantidad superior al total del presupuesto asignado a cultura para todo 2014, ya con todo y el fabuloso *fanfarrias.wav* 3.4% de incremento sobre el presupuesto del año anterior.

Echenle un ojo a la gráfica: Más de 250mdp han terminado en televisión e internet, por si acaso nos preguntábamos si es o no un gobierno mediático, mas un monto relativamente "insignificante" de casi 7mdp bajo lo que se declara como "Estudios" pre y post campaña…  El mayor gasto de esa millonada ha estado en manos de la Secretaría de Turismo -de algún modo hay que limpiar el nombre del país- y después a cargo de la SEP, con la friolera de 79 millones de pesos.  ¿¡79 millones de pesos en publicidad de la SEP!?  ¿Será que ni con Elba Esther en el bote nos salvamos de las atrocidades?




La notaalegre: Entre más televisión veamos, más seguros podemos estar  que nuestros impuestos regresan a nosotros (de alguna forma).

Bookmark and Share

jueves, octubre 31, 2013

De brujas, vampiros y… Catrinas

Gente, llegó Halloween, una festividad celta que rinde tributo a los espíritus malignos.

Esta noche los aldeanos se disfrazan para pasar inadvertidos entre los espíritus y demonios, y no los dañen.  La tradición de ofrecer dulces a los niños disfrazados (“truco o trato") era para que esos mismos espíritus malignos no destruyeran sus casas, cosechas ni se llevaran a sus animales o familias.

Las calabazas decoradas (originalmente “Jack-O-lantern") era otra forma de ahuyentar a los espíritus fingiendo que en casa había un demonio más terrible y de ese modo, ya no atacaran la casa ni a sus moradores (¿recuerdan la marca de sangre que colocaron los judíos en sus puertas durante la noche en que el ángel de la muerte se llevaría a los egipcios? Mera casualidad, creo).

La tradición original de estos aldeanos se transformó con el paso de los siglos y pueblos.  Con las migraciones llegó a Norteamérica, una nación multicultural mucho menos supersticiosa en donde preventivamente se convirtió en una fiesta y posteriormente se comercializó para llegar a lo que voy conocemos como la noche de Halloween llena de calabazas decorativas, disfraces de todo tipo y un sinfín de golosinas y artículos “Made in China”.

Por la influencia norteamericana en nuestro país, el Halloween es también parte de la cultura mexicana; aunque no es originaria como lo es el Día de Muertos, y carece del origen mítico que para los pueblos celtas sigue siendo vigente, la tradición moderna es bien recibida entre gente de todos los estratos económicos y especialmente de aquellos que tienen una mejor posición económica (los que se la viven viajando al gabacho, pues).

Del mismo modo que nosotros el Halloween, otros países han adoptado y adaptado el Día de Muertos entre sus propias festividades, con las respectivas adecuaciones, especialmente por el colorido de las calaveras que nos distinguen.  Es cada vez más común encontrar fotografías de gente maquillada como La Catrina o decorando calaveritas con los mismos motivos que las calaveitas de azúcar.  Las tradiciones son producto del sincretismo que naturalmente se produce al tener contacto con otras culturas, no hay por qué rechazarlo.

En los últimos este sincretismo ha cobrado fuerza, especialmente con la noche de generando poco a poco una nueva expresión de nuestra cultura que convierte a las fiestas de muertos en una celebración continua de 3 días que inicia con la fiesta de entretenimiento y termina con los ritos familiares propios de las culturas mesoamericanas.


A todo esto... ¿Ya tienen su disfraz?



Bookmark and Share